forbarcelonalovers.com

El Palau de la Música Catalana


El Palau de la Música, junto con la Pedrera, es considerado uno de los mejores ejemplos del Modernismo catalán por su brillante arquitectura y sus magníficas decoraciones, motivo por el cual fue declarado Sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1997.

Esta valoración redime los años en los que el palacio fue considerado un extravagancia modernista, hasta el punto de que, durante la década de 20, los vecinos lo rebautizaron en broma como palau de quincalleria, es decir. varios arquitectos clamaron por su demolición. Afortunadamente, esta finalidad nunca se cumplió y el palacio se ha mantenido inalterado, convirtiéndose en una institución emblemática ligada a la memoria colectiva de los barceloneses.


Historia de Palau

El Palau de la Música Catalana fue un encargo que elOrfeón Catalán, la compañía del coro de música catalana, cedió al arquitecto Lluìs Domènech i Montaner en 1904, con el objetivo de construir un lugar que pudiera ser el hogar de la música coral en Barcelona. La primera piedra del nuevo edificio se colocó el día de Sant Jordi, patrón de Cataluña, en 1905, y las obras duraron tres años.

El Palau de la Musica fue inaugurado en 1908, con un breve concierto en el que se interpretaron música de Clavé, padre de la música coral catalana moderna, y Handel. El resultado fue una suntuosa sala de conciertos, posiblemente el mejor ejemplo de arquitectura modernista en Barcelona.

El edificio se encuentra en el terreno donde estuvo el antiguo convento de San Francesco da Paola. El reducido tamaño del terreno y el elevado coste del terreno circundante obligaron al arquitecto Domènech i Montaner a encerrar el auditorio dentro de una red de estrechas callejuelas que limitaban la posibilidad de contemplar el edificio desde el exterior, y el adopción de soluciones específicas para asegurar que el escenario tuviera la amplitud necesaria para las representaciones musicales, así como para poder contener tanto las oficinas como los archivos teatrales en el interior del edificio.



La iglesia del antiguo convento, reconvertida en parroquia, sobrevivió hasta que fue necesario demolerla para acometer una ampliación del auditorio. La intervención, dirigida por el arquitecto Tusquets en 2003, permitió la construcción, en el recinto de la iglesia, de una plaza que resaltaría la enorme ventana de Domènech, anteriormente escondida en el interior del patio interior situado entre la iglesia y el Palau. En los laterales de la ventana se construyeron dos torres de ladrillo visto, una de ellas decorada con motivos florales inspirados en la obra original de Domènech. En las mismas obras se construyó en el sótano de la plaza el Petit Palau, una nueva sala polivalente de 600 plazas.

Estornudo del Palau de la música

Exteriores del Palau

La fachada diseñada por Domènech i Montaner es una auténtica sorpresa para quien la mira por primera vez: su estilo ecléctico, muy diferente a la sobriedad de los edificios circundantes, incluye grandes superficies construidas con ladrillos a la vista, y un amplio uso de cerámicas de colores: en este material se utiliza para revestir las columnas del primer piso, con sus exuberantes policromías, y el mosaico de la parte superior, en el frontón, también es de cerámica.

El grupo escultórico de la esquina es obra de Miquel Blay, una enorme proa de piedra que representa una alegoría de la música popular. Es una obra de gran simbolismo conceptual, con dos niños y dos ancianos abrazados a una ninfa, mientras Sant Jordi los protege, con la bandera catalana ondeando al viento. El mosaico de la fachada representa "la balanguera”, Del poema de Joan Alcover, rodeado de los coristas del Orfeó Català. Otro punto de interés fuera del Palau son las curiosas taquillas, ahora en desuso, ubicadas en el interior de las columnas que flanquean la puerta principal.


Interior del Palau

Nada más entrar se puede seguir admirando la belleza del edificio: el vestíbulo finamente decorado, las bóvedas cubiertas de cerámica y la escalera doble con balaustradas de vidrio de colores son solo una muestra de la verdadera joya: la sala de conciertos.


La sala de conciertos tiene una decoración muy rica: ventanas policromadas, esculturas, mosaicos y otros elementos decorativos que juegan constantemente con la percepción de la luz y el color. La imagen más famosa de la sala es probablemente el enorme y espectacular tragaluz de cristal de colores en forma de campana invertida, que pesa una tonelada. Esta maravilla del arte en vidrio representa un coro de ángeles rodeando al sol.

La obsesión del arquitecto por la luz no se limita al tragaluz: las grandes ventanas por toda la habitación crean una especie de cofre de cristal, capaz de filtrar la luz exterior a través de sus ventanas, recreando la atmósfera de las catedrales góticas, y dando un aire de sacralidad al auditorio. El escenario, sin duda, contiene la escultura más espectacular de Palau: alrededor del proscenio se puede ver un conjunto en piedra pómez, diseñado por Domènech, pero realizado por Didac Massana y Pau Gargallo.

A la izquierda, se puede admirar un busto de Josep Anselm Clavé, uno de los máximos exponentes de la música clásica catalana, con una alegoría de las flores de mayo en lo alto, representando la música popular. A la derecha, un busto de Beethoven personifica la música universal; Sobre su busto, las Valquirias de Wagner cabalgan hacia Clavé, simbolizando la relación entre la nueva música wagneriana y la antigua cultura musical popular catalana.


El escenario se completa con un magnífico Órgano alemán (restaurado en 2004 gracias a una suscripción ciudadana) y el hemiciclo, diseñado por Eusebi Arnau y realizado en trencadís, del que sobresalen las 18 esculturas que representan los espíritus de la música, con el emblema de Cataluña en el centro. Un balcón y una columnata de influencia egipcia ayudan a embellecer la perspectiva de la sala, convirtiéndola en un verdadero santuario de la música, en la que han actuado algunos de los más grandes intérpretes del siglo XX a lo largo de los años.


Entre los otros espacios del edificio que resultan de interés para el visitante, cabe mencionar la sala de música de cámara y la sala Lluis Millet, quizás el entorno más fiel al proyecto original de Domènech i Montaner.

Información de Interés

El Palau de la Música se sigue utilizando para conciertos, por lo que su acceso está limitado a unas horas del día. Las visitas guiadas se realizan en varios idiomas, incluido el italiano los fines de semana.

Como llegar al Palau de la Musica

El Palau de la Música Catalana se encuentra en el distrito de La Ribera. La parada de metro más cercana es Urquinaona (líneas 1 y 4): después de salir del metro tomar Carrer de los Jonqueres, a la izquierda del teatro Borràs, continuar 150 metros hasta cruzar Carrer Ramon Mas a la izquierda, inmediatamente después. una vez que entras puedes ver la parte nueva del edificio. En Bus Turístic, bajar en la parada Plaça de Catalunya (líneas azul y roja). Los autobuses urbanos V15, V17 y 45 paran cerca.

Calendario

Las visitas guiadas al interior del Palau de la Música son todos los días de 10:00 a 15:30 y duran 55 minutos. En julio y agosto el horario de apertura se amplía de 9:30 a 18:00, mientras que durante la Semana Santa el horario de apertura se amplía de 10:00 a 18:00.

entradas

Compra entradas desde el sitio web oficial

La entrada cuesta 20 € e incluye la visita guiada. El acceso para niños de hasta 10 años inclusive es gratuito. Los titulares de la Barcelona Card y la Ruta del Modernismo Card tienen derecho a un 20% de descuento.

¿Qué le pareció útil este artículo?

Audio vídeo El Palau de la Música Catalana
Añade un comentario de El Palau de la Música Catalana
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.