forbarcelonalovers.com

Monasterio de Pedralbes


El monasterio de Pedralbes es una de las joyas más bellas del gótico catalán, a pocos kilómetros del centro de Barcelona. El monasterio fue fundado en 1327 por la reina Elisenda de Montcada, con el apoyo de su marido, el rey Jaime II. Siguiendo las costumbres de la época, el nuevo monasterio estuvo habitado desde un principio por las Clarisas, rama femenina de la orden de San Francisco, que residió en el monasterio de forma ininterrumpida desde su fundación hasta 1983.


Introducción al complejo de Pedralbes

El edificio es uno de los mejores ejemplos del gótico catalán, tanto por su iglesia como por el espléndido claustro de tres plantas, uno de los más amplios y armoniosos de este estilo en toda Cataluña. Destacar en la iglesia la tumba de la reina Elisenda, que ofrece dos caras, una hacia la iglesia, donde aparece en su imagen de soberana, y la otra hacia el claustro, donde se muestra como viuda y penitente. Del mismo modo, se pueden admirar las vidrieras del siglo XIV, varios sepulcros de familias nobles y los tres coros: el superior, el inferior y el de los frailes.

Dentro del monasterio, y alrededor del claustro, se pueden visitar varias celdas de día, donde las monjas solían retirarse para meditar. Ver el capilla de san miguel, encargado por la abadesa Francesca ça Portella al pintor Ferrer Bassa en el año 1343, con una clara influencia de artistas de la talla de Giotto, el taller de los Lorenzetti o Simone Martini, la exposición Murales bajo la lupa analiza con mayor profundidad los frescos de la capilla. Para completar la visita, se puede ver la sala capitular, la abadía, la cocina, el dormitorio y la enfermería, uno de los ejemplos mejor conservados de un edificio hospitalario renacentista.


En el antiguo dormitorio de las monjas, que ha sufrido numerosas transformaciones a lo largo del tiempo, se puede visitar la exposición Los tesoros del monasterio, que presenta una selección de las mejores obras de arte, mobiliario y objetos litúrgicos, reunidos por la comunidad durante sus siete siglos de vida. Las otras exposiciones permanentes que ofrece el monasterio son Plantas, remedios y apotecarios, en el claustro del recinto; un exposición de dioramas en la Fiscalía, y elActuación de Petras Albas en la antigua enfermería, que ilustra la vida de la comunidad de Clarisas y la historia del conjunto arquitectónico. Además de su valor artístico, el monasterio de Pedralbes permite mostrar, gracias a los objetos y obras de arte presentados, cómo era la vida enclaustrada de la comunidad hasta 1983, cuando el monasterio fue reconvertido en museo.


La iglesia

Interior de la iglesia
El 26 de marzo de 1326 los monarcas colocaron la primera piedra del ábside de la iglesia, que fue consagrada un año después, el 3 de mayo de 1327, en una misa solemne presidida por los reyes, acompañada de un séquito formado por los nobles más importantes del país. La iglesia muestra una gran homogeneidad arquitectónica gracias a la gran rapidez con la que fue construida. Mantiene la especificidad del gótico catalán, con una gran sobriedad y monumentalidad, pero también las características de la llamada arquitectura mendicante, propia de las órdenes franciscana y dominica del sur de Europa.

El edificio consta de una sola nave, con capiteles laterales entre los contrafuertes y cubierta con una serie de 7 bóvedas de crucería. Las bóvedas se completan con claves donde se representan los 7 gozos de la Virgen, con la coronación y el escudo real en el espacio del presbiterio; en el lado opuesto, una representación del Cristo resucitado mostrando los estigmas. La planta, ejemplo del gótico catalán, es de gran unidad formal y se destaca por los 3 coros conservados: el coro alto, el coro bajo y el coro central, también llamado coro de los frailes. El coro alto estaba reservado para las monjas de clausura y se comunica con el dormitorio a través de la Sala dell'Angelo. El coro bajo también estaba reservado para las monjas y está separado de la iglesia por un muro y una reja: todavía se utiliza hoy para las oraciones diarias. El coro de piedra con asientos de madera de pino ubicado en el centro de la iglesia fue construido para los frailes que acompañaban la misa con cantos.


La reina Elisenda hizo una dotación económica para que cada sacerdote tuviera asignada una capilla, de la que él era el beneficiario. La institución de un beneficio presupone la creación de un altar y la devoción a un santo; los sacerdotes beneficiarios dijeron la misa en el interior de la capilla, administraron las donaciones y fueron los encargados de mantener los objetos litúrgicos.


El presbiterio alberga el tumba de la reina Elisenda, vestida con manto real y atributos. En las capillas se pueden ver los sarcófagos de otras familias nobles, como el de Elionor de Pinós i Montcada, o el de Costança de Cardona, así como el de personajes ilustres como el cuento Eusebi Güell, el patrón de Gaudí.

A finales del siglo XIX la iglesia sufrió una profunda restauración por parte del arquitecto Joan Martorell. Siguiendo las tendencias de la restauración de la época, se limpiaron las paredes, lo que posiblemente provocó la pérdida de los restos de los frescos originales.

El claustro

El claustro es el elemento central sobre el que gira el espacio del monasterio. Considerado el claustro gótico más grande del mundo, se compone de dos galerías con 26 columnas a cada lado de piedra nummulítica - caliza con restos de fósiles - de Girona, y una tercera planta levantada posteriormente con función de buhardilla. Los capiteles que sostienen los arcos apuntados están decorados con hojas estilizadas y con los escudos de la casa real y la Montcada. El techo es de madera y originalmente podría haber sido pintado en dorado y rojo, tal y como se reproducen en el salón de la abadía.


Las principales salas del monasterio se distribuyen alrededor del claustro: la sala capitular del siglo XV, la sala de la abadía, la enfermería del siglo XVI, el refectorio, el dormitorio y las celdas de día. Estos últimos son los ejemplos más genuinos de la aplicación de la regla en el monasterio. Las celdas diurnas eran pequeñas habitaciones en las que algunos religiosos pasaban las horas libres que quedaban después de que la comunidad actuaba en soledad. La mayoría de las celdas están decoradas a modo de pequeñas capillas, con retablos, pinturas, altares y objetos de culto de diferentes estilos, desde el siglo XVI al XX, aunque la mayoría de los que se conservan son de época moderna.


En el monasterio todo se organizaba en torno al espacio central del claustro, que según el momento se convertía en lugar de circulación, meditación personal y contemplación de la naturaleza como imagen de la divinidad. Actualmente el claustro alberga un proyecto para la recreación de un jardín medicinal medieval, basado en los escritos conservados en el monasterio y los tratados medicinales de la época.

La ermita de San Miguel


La celda o capilla de San Miguel está decorada con un magnífico conjunto de frescos, encomendado -según leemos en dos contratos de 1343 y 1346- al pintor Ferrer Bassa de la Abadessa Francesca ça Portella, que quiso convertirlo en su propia casa. Aunque el contrato especificaba que la capilla debía ser pintada con la técnica del óleo, se trata de murales ejecutados con una técnica mixta: fresco y seco. La iconografía está inspirada en las devociones marianas y representa la Pasión, los Gozos de la Virgen y diversas figuras de santos.

El ciclo narrativo va de izquierda a derecha y ocurre en tres cuadros pictóricos. El superior está dedicado a la Pasión y muestra 8 escenas: la oración en el huerto y la captura de Jesús, los insultos, el viaje al Calvario, la crucifixión, el descenso de la Cruz, la Piedad y el Santo Sepulcro. La central está dedicada a las alegrías de la Virgen y presenta las siguientes escenas: la Anunciación, la Natividad, la adoración de los Magos, el triunfo de la Virgen, la resurrección de Jesús, la ascensión de Jesús, la venida del Espíritu Santo y la coronación de María.

En el marco inferior, las restauraciones han descubierto una representación de mármol. En el lateral hay 15 santos pintados, divididos entre el registro superior y el central. En el nivel superior se puede ver en orden de izquierda a San Michele, San Giovanni Battista, San Jaime, San Domnino, Sant'Onorato, Santa Isabella y Santo Stefano, mientras que en el nivel central están representados San Narciso, San Francesco, Santa Clara, Santa Agnese. , Santa Catalina, Santa Eulalia y Sant'Alessio.

La capilla fue concebida como un espacio devocional particular de la Abadessa Francesca ça Portella, pero con el tiempo se convirtió en el archivo del monasterio. Entre 1801 y 1870 se utilizó como guardarropa y luego se convirtió en celda de la abadía. Debido a los diferentes usos, las pinturas permanecieron ocultas y protegidas por el mobiliario, aisladas durante siglos de la luz exterior, la humedad y el polvo. A finales del siglo XIX las pinturas de la capilla fueron redescubiertas y revalorizadas.

A mediados del siglo XX las pinturas murales fueron objeto de una primera restauración por parte del maestro italiano Arturo Cividini, y a partir de este momento aumentó el interés por su carácter italiano, una innovación tanto estilística como técnica en el momento de su realización. Se puede admirar claramente la influencia de los grandes maestros italianos como Giotto, los hermanos Lorenzetti o Simone Martini. Después de más de 10 años de cierre para restauraciones, la reciente reapertura de la capilla permite observar los resultados de restauraciones recientes.

Exposiciones en el interior del Monasterio de Pedralbes

Murales bajo la lupa. Los murales de la ermita de San Miguel. La exposición, en colaboración con el MUHBA, trata del estudio y conservación de las pinturas murales que constituyen el primer ejemplo de pintura italiana del siglo XIV en la Península Ibérica.

Los tesoros del monasterio. Presenta una colección única de obras de arte, mobiliario y objetos litúrgicos de la tesorería del monasterio, reunidos y conservados a lo largo de los siglos por la comunidad de Clarisas hasta la actualidad.

Plantas, remedios y boticarios: el jardín medieval del monasterio. Con esta exposición se propone acercar al visitante a una ciencia desarrollada a partir de los principios básicos de la medicina griega y romana, y con los aportes de la cultura árabe-islámica, y que tomó la naturaleza como punto de partida de su acción.

Petras Albas: el monasterio de Pedralbes y la Montcada (1326 - 1673). Ubicado en la antigua enfermería, aborda la relación entre la familia noble más importante de la época, los Montcada, y su estrecha relación con el monasterio y la vida cotidiana de las Clarisas.

Información de Interés

A pesar de ser uno de los conjuntos arquitectónicos más bellos de Barcelona, ​​el monasterio está fuera de los caminos trillados: si vas a la hora del almuerzo, es muy probable que tengas el monasterio para ti solo.

Cómo llegar al monasterio de Pedralbes

La dirección exacta del monasterio es Baixada del monestir, 9. El monasterio está bastante lejos del centro, pero hay varias formas de llegar: en metro puedes llegar a la parada María Cristina (línea azul 3), y luego caminar 1,7 , 6 km, o por la línea 800 de la FGC, bajando en la parada Reina Elisenda, a unos 68 metros. Sin embargo, la mejor opción es el autobús: la línea 5 sale cada 1208 minutos aproximadamente desde la Plaça de Catalunya, desde la parada 78 (ubicada en el lado norte de la plaza frente a la tienda Desigual), y llega a Bisbe Català - Plaça de Pedralbes. , prácticamente frente al monasterio, o desde la estación de Sants con el número 172, en este caso hay que bajarse en Av. de Pedralbes - parada Bosch i Gimpera (parada XNUMX). Otra forma cómoda de llegar al monasterio es en Bus Turístic: tomar la línea azul y bajar directamente en la parada Monestir de Pedralbes.

Calendario

Durante el horario de verano, del 1 de abril al 30 de septiembre, el monasterio abre de martes a viernes de 10:00 a 17:00, los sábados de 10:00 a 19:00 y los domingos hasta las 20:00 . En invierno, del 1 de octubre al 31 de marzo, el monasterio está abierto de martes a sábado, de 10:00 a 14:00, y los sábados y domingos de 10:00 a 17:00. El monasterio está cerrado los lunes. Otros días de cierre son el 24 de enero, 25 de mayo, XNUMX de junio y XNUMX de diciembre.

entradas

La entrada general cuesta 5 €, mientras que la entrada reducida cuesta 3,50 €. Mayores de 65 años, estudiantes hasta 30 y grupos de más de 10 personas están incluidos en la tarifa reducida. Quienes dispongan del folleto de descuento del Bus Turístic, en cambio, tienen derecho a un 20% de descuento sobre la tarifa completa. Los niños menores de 16 años si van acompañados y los titulares de la Barcelona Card, en cambio, pueden entrar gratis. La entrada es gratuita todos los primeros domingos del mes durante todo el día y cada dos domingos a partir de las 15:00 h. Los días 12 de febrero (Santa Eulalia), 18 de mayo (Día Internacional de los Museos) y 24 de septiembre (Fiesta de la Mercè) el museo es gratuito para todos los visitantes.

¿Qué le pareció útil este artículo?

Audio vídeo Monasterio de Pedralbes
Añade un comentario de Monasterio de Pedralbes
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.